★ Los beneficios a la salud cardiovascular al tener un Beagle

Tener un Beagle en tu hogar, trae más beneficios a cada uno de los integrantes de tu familia de lo que pensamos, dependiendo de la edad de los miembros del hogar tendrán un beneficio ante la relación con el Beagle y tu salud.

Una de ellas es la salud cardiovascular quien los más beneficiados son las personas mayores de edad, te contamos el por qué. ¡Toma nota!

Caminata-Beagle

¿Cómo el Beagle beneficia la salud cardiovascular?

En población adulta, incontables estudios han concluido que los propietarios de mascotas, sobre todo de perros, gozan de una mejor salud cardiovascular, ésto se debe al ejercicio físico que realizan con los paseos diarios, fortaleciendo el corazón y ayudando a mantenerse en forma, luchando así contra el sedentarismo.

En los adultos mayores estos paseos, realizados voluntariamente o por consejo del médico, son en muchas ocasiones el único ejercicio físico que realizan, por lo que son especialmente beneficiosos.

La American Heart Association ha mandado a algunos expertos revisar los datos sobre los beneficios cardiovasculares que puede reportar tener un perro.

Según esta asociación, los dueños de los perros se ven obligados a hacer largas caminatas para pasearlos y, estudios muestran que la mayoría de los dueños forman lazos tan cercanos con sus mascotas que estar con ellas disminuye el estrés.

También, aseguran que hay razones plausibles psicológicas, sociológicas o fisiológicas para creer que tener una mascota puede tener incidencia sobre la salud cardiovascular.

En el estudio se observó que los dueños de perros tienen menores niveles de triglicéridos y de colesterol. También mostraron, que es más común que personas con mascotas sobrevivan a ataques cardíacos.

¿Tu sales a caminar con tu Beagle a diario?

Coral-Yo

Recomendaciones para salir a caminar con tu Beagle:

  1. Antes de salir de la casa debes pedirle que se siente para bajar su excitación al ver la correa. Si notas que no se calma puedes esperar 5 ó 10 min. con la correa puesta a que disminuya su ansiedad.
  2. Dale la orden con voz firme de que te siga: “Vamos”.
  3. En el primer jalón detente y no avances hasta que tu perro deje de tirar de la correa, una vez que afloje la correa camina.
  4. Si tu perro vuelve a jalar detente, evita jalar la correa porque estarás reforzando la conducta de tirar la correa y el ejercicio no servirá. Una vez que deje de jalar y se relaje vuelve avanzar.

Anuncios